Blog

Un día como hoy, Abelardo Castillo

Hace unos años que escribo, no muchos. Escribo cuentos, relativamente cortos. Leo más de lo que escribo, claro. Y cuando empecé a leer para aprender, no ya por el solo deseo de leer algo bien escrito, me topé con un cuento que nunca más olvidé, uno que termina así “… cerrándose el deshabillé lo dijo”.

Después de leer “La madre de Ernesto” o “Conejo” uno logra entender lo que quisiera transmitir cuando escribe.

Eso es lo que pasa cuando leemos a Abelardo…

GRACIAS